El Impromptu de Hispano Suizas, ahora en magnum para reforzar sus características de gran blanco de guarda

IMP_Magnum

El Impromptu de Bodegas Hispano Suizas de Requena se podrá degustar, desde ahora, también en botella Magnum. Ha sido la cosecha de 2013, que acaba de salir al mercado, la elegida para debutar en este segmento del mercado de los que piden un plus de calidad a un vino de guarda como es el Impromptu.
La botella Magnum, que con su litro y medio dobla la cantidad de una botella convencional, es el continente idóneo para albergar un vino durante mucho más tiempo de lo habitual. La evolución del vino será más lenta, ganará redondez y longevidad, algo especialmente delicado en un vino blanco.
El Impromptu está elaborado con sauvignon blanc exclusivamente, la variedad blanca que ha demostrado ser la más apropiada para envejecer vinos secos con todo su esplendor aromático.
Además, al fermentar en barricas de roble americano de 400 litros y macerarse con sus lías hasta el embotellado, se prolonga el tiempo de consumo óptimo, por lo que hospedarlo en una Magnum le da un plus añadido.
Como explica Pablo Ossorio, enólogo de nuestra bodega, “Los seguidores de nuestro Impromptu llevan varios años jugando con beber añadas dos o tres vendimias más antiguas que la del Impromptu que está en el mercado, y nos habían trasladado su sorpresa y felicitación por cómo evoluciona este vino, cómo va cambiando. Eso nos empujó a apostar por amoldarnos a ese consumidor, todavía minoritario y sin prejuicios, que pide un blanco de guarda”.
Serán 558 magnum en una serie limitada que solamente se venderá en el mercado español. Es de nuestra última cosecha, el 2013, que produjo unos vinos de marcado carácter atlántico con buena acidez y frescura, algo que no suele ser habitual por estas tierras, de ahí que lo conviertan en un producto único.

Pioneros del sauvignon en Requena
El Impromptu fue el primer vino que sacamos al marcado, una apuesta por la sauvignon blanc de Requena en la que fuimos pioneros en su apuesta.
A la vuelta de su formación en Burdeos, Rafa Navarro tuvo claro que los suelos de Requena se podían adaptar a esta variedad si se hacían algunos ajustes, el más importante el de apretar las vides en la viña con un marco de plantación de 4.000 cepas por hectárea.
Con este marco las cepas sufrirían más para producir, con lo que la calidad sería superior sacrificando producción, así como la potencia aromática, que es la que define al sauvignon blanc.
Navarro, además, apostó en los viñedos de Hispano Suizas por conseguir una gran masa foliar que cumple dos funciones: ser la “fábrica”, como él dice, de los racimos, y proteger del sol de agosto las uvas sin que sobremaduren y así puedan llegar los hollejos vívidos y frescos a la vendimia.
El profeta Navarro acertó, que por algo lleva viendo amanecer en las viñas desde su niñez, y hoy nadie discute que los suelos calizo-arcillosos de Requena son ideales para obtener grandes vinos de esta variedad.
Ahora, en Magnum, todavía mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *