Amor en Palacio, el vino y el amor se dan cita en Canedo por San Valentín

El sábado 14 el Palacio acogerá una visita y cata temática basada en la relación del Amor y el Vino en la historia, en la poesía, en el cine… a cargo de Ángel Ossorio. Solo apta para enamorados y, excepcionalmente, muy enamorados

De pronto, una mañana de enero apareció una nota con versos de amor atada a una botella de Xamprada de las que dan forma a nuestro árbol de Navidad. Y decidimos dejarla allí, a nadie molestaba. A los tres días ya eran muchos los que nos preguntaban si podían escribir ellos también un mensaje…
La imaginación de las parejas iba en aumento, así que Prada decidió que el árbol no se retiraba hasta el día de los enamorados, San Valentín, y añadió un incentivo: regalos para las mejores dedicatorias, versos y declaraciones colgadas allí o que se enviaran por Facebook o twitter con el hashtag #amorenpalacio. Estancias, cenas y catas para dos se llevarán las mejores tras el 14 de febrero.

El árbol del amor, en Canedo

El árbol del amor, en Canedo


Hasta ayer se habían acumulado más de cien micorpoemas y frases que ya lucen en el árbol, y eso que la iniciativa se hizo pública en las redes sociales hace solo una semana. Por eso que, ¿quién dice que el romanticismo ha pasado de moda?

Visita y cata de vino y amor

Como no sólo de amor vive el hombre, hemos preparado para este San Valentín un menú muy especial acompañado de diferentes vinos.
Con el fin de completar el programa del sábado 14 y para fortalecer el Amor en Palacio, también hemos programado una visita guiada muy especial a cargo de Ángel Ossorio. Un recorrido temático por la cultura del vino y su ineludible maridaje con el maro a la largo de la historia. Les invitaremos a descubrir en cada rincón de la bodega y en cada botella de vino una historia de amor tan única como la que a ellos los trae a cenar o descansar al Palacio este San Valentín. Porque el vino es cultura y pasión, y así lo entendemos en Canedo.
Solo un aviso de orden público: Amor en Palacio es sólo apto para enamorados… Y, excepcionalmente, para muy enamorados…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *